Análisis Transaccional: los Estados del Yo (Padre, Adulto, Niño)

Psicologia con alma | Análisis Transaccional: la técnica de los Estados del Yo (Padre, Adulto, Niño)

El Análisis Transaccional (AT) utiliza una metodología clara y unos conceptos básicos expresados en un lenguaje sencillo. No obstante aporta un modelo profundo que permite trabajar desde niveles más superficiales como el coaching hasta facilitar la reestructuración y el cambio personal

El AT nos aporta las explicaciones que nos permitirán cambiar nuestra forma de ver y vivir la vida. Muchos de los conflictos internos que sufrimos vienen de que seguimos utilizando estrategias de nuestra infancia en el momento presente, incluso cuando esto conlleva resultados dolorosos. 

El AT utiliza un modelo del Yo en tres partes: los Estados del Yo (Padre, Adulto, Niño). Siendo un Estado del Yo:

“un sistema de emociones y pensamientos acompañado de su conjunto afín de patrones de conducta”. (Berne, 1964,1987).

Se trata de diagnosticar, en un contexto concreto, que Estado del Yo interviene y cual es el “Guión de vida” inconsciente del paciente. Durante la terapia se fija un objetivo de cambio y el paciente aprende a analizar sus propios estados, dándole las herramientas que le permitirán el cambio y control de su vida.

Fue creada por el psiquiatra Eric Berne en los años 50 en Estados Unidos. El Análisis Transaccional forma parte de las terapias humanistas y parte del principio de que todos nacemos bien. Berne decía metafóricamente: “todos nacíamos como personas dignas de confianza y respeto básico en sí mismo y en el otro, pero en nuestras relaciones con los demás tomamos decisiones autolimitadoras con las que nos convertimos en personas estancadas”.

¿Dónde se utiliza?

Los campos de aplicación: 

  • Psicoterapia: individual, de pareja, de familia, en grupo.
  • Orientación (Counselling): personal, familiar, relacional, vocacional, etc.
  • Empresa y organizaciones: consultoría, desarrollo organizacional, cultura organizacional, trabajo en equipo, dirección de personas, comunicación, etc.
  • Trabajo social: exploración de recursos, apoyo y orientación social, integración y marginación, reinserción social, etc.
  • Relación de ayuda: asistencial, clínica, familiar, voluntariados, etc.
  • Pedagogía: educación, reeducación, orientación e integración escolar, desarrollo humano, etc.
  • Formación: de padres, profesores, educadores, profesionales, vendedores, consumidores, amas de casa, adolescentes, parejas, dirigentes, etc.

 

Psicologia con alma | ¿Por qué el análisis transaccional?

¿Porque utilizar Análisis Transaccional y no otra terapia?

A través de este tipo de terapia trabajamos a un nivel muy profundo para permitir una verdadera reestructuración personal. Realmente podemos obtener una mejoría en nuestro problema al tratar los síntomas pero si no solucionamos el origen, los síntomas reaparecerán de una forma u otra.

Quiero decir, puedo ayudarte a hablar en público y que sea algo llevadero para ti, pero si no vamos al origen de tu fobia a exponerte en público el problema reaparecerá.

A través del AT vamos al origen, trabajamos con aquello que te ocasiono el miedo o trastornos para que esto no vuelva a suceder, para que te sientas pleno. 

¿Cuándo aplicarla?

La terapia podría serte de beneficio si presentas estas señales:

  • Llevas un tiempo en el que te acompaña un sentimiento abrumador y prolongado de desamparo y tristeza.
  • Parece que tus problemas no se solucionan a pesar de poner todo tu esfuerzo y de la ayuda de familiares y amigos.
  • Tienes dificultad para concentrarse en las trabajo o a la hora realizar otras actividades cotidianas.
  • Te preocupa excesivamente, esperas lo peor o estás constantemente nervioso.
  • Tus acciones, como beber alcohol exageradamente, consumir drogas o ser agresivo, están dañándote tanto a ti como a las personas que te rodean.
  • Has sufrido una perdida importante y no eres capaz de recomponerte y recuperar poco a poco las ganas y la ilusión.

Si sufres alguno de estos ejemplos o cualquier otro que no te permite disfrutar del momento y de quien eres, date una oportunidad para ser feliz y para disfrutar de cada uno de los momentos del día. No es necesario sentir una gran tristeza o sufrir un trastorno grave para dar el paso que inicie un cambio profundo en tu vida. Hay ocasiones en las que no estamos mal pero realmente tampoco estamos bien, estamos por estar…no te dejes llevar por esa apatía y toma el mando para producir el cambio, para ser feliz, mereces ser Feliz.